El chico que dibujaba constelaciones, Alice Kellen

lunes, 23 de abril de 2018

https://images-eu.ssl-images-amazon.com/images/I/51b32SxdNmL.jpg 
 Título: El chico que dibujaba constelaciones
Autora: Alice Kellen
Género: romántica
Editorial: Autopublicado
Sinopsis: 

Esta es una historia de amor, de sueños y de vida.
La de Valentina. La chica que no sabía que tenía el mundo a sus pies, la que creció y empezó a pensar en imposibles. La que cazaba estrellas, la que anhelaba más, la que tropezó con él. Con Gabriel. El chico que dibujaba constelaciones, el valiente e idealista, el que confió en las palabras «para siempre», y creó los pilares que terminaron sosteniendo el pasado, el ahora, lo que fueron y los recuerdos que se convertirán en polvo.

No iba a escribir una reseña de este libro porque me dejó tan emocionada que sentía que no me iba a salir ni una palabra. Han pasado semanas ya desde que lo leí y me apetecía, con la distancia, contar mis impresiones sobre esta obra maestra. Además, la publico en uno de los días más especiales para muchas de nosotras, el día del libro!

Si me sigues por aquí o por redes sociales, cuando leo un libro corto siempre digo que le han faltado páginas porque a mí me gustan las historias extensas, el número de páginas no me asusta y normalmente, cuantas más tenga un libro, mejor. Creo que el caso de Alice Kellen es la única autora que cuando veo que publica un libro cortito me echo a temblar, pero de emoción, porque sé que será una historia para recordar y recomendar siempre.

Ya me pasó con Sigue lloviendo, una joya, y ahora me ha vuelto a pasar con El chico que dibujaba constelaciones. La forma de contar la historia de Gabriel y Valentina, con esa estructura prolongada en el tiempo, con esa delicadeza al exponer sentimientos, fases de la vida, absolutamente todo está cuidado y cada frase es para detenerse y pensarla.

No quería hacer una reseña como tal porque yo no quise saber absolutamente nada sobre la historia, quería empezarla y acabarla en una tarde sin apenas información, y por eso no voy a contarte mucho de ella.




Sí puedo decirte que esta historia encierra no solo un amor profundo, si no también amistad, familia, crecimiento personal y como pareja, superación y mucha lucha, el cuidar cada día lo que se tiene y emprender proyectos que aporten felicidad a la que ya se tiene.

Las vidas de Valentina y Gabriel se cruzan casi por casualidad allá por los años sesenta y vas a poder ir acompañándoles a lo largo de los años, las décadas, de grandes cambios en España pero también en sus vidas, con una canción especial para cada momento, cambios en las modas y en ellos mismos. Esta historia de una carrera de fondo en la cual vas a experimentar muchas emociones a las que puedes poner etiquetas pero que sin duda, todas ellas forman parte de la vida.

"Recuerdo como si fuese ayer la primera vez que te vi.
Tuve la sensación de que un imán me obligaba a mantener los ojos sobre ti y de inmediato se me calentaron las mejillas. Inquieta, apresuré el paso mientras abrazaba la bolsa de ganchillo en la que llevaba una barra de pan aún caliente."

Merece tanto la pena leer este libro y releerlo y recomendarlo y comentarlo que desde aquí, si aún no te has animado, te digo que le des una oportunidad, que te reserves unas horas de tranquilidad para leer sin distracciones pero sobre todo para sentir con libertad.

Finalizo aquí esta "reseña-noreseña" y espero de verdad que disfrutes de la lectura tanto como yo lo hice y si ya has conocido a esta pareja que tras leer estos párrafos te acuerdes un poquito de ellos con una sonrisa.

Mi mundo en tus ojos, Abril Camino

viernes, 20 de abril de 2018

http://urano.blob.core.windows.net/share/i_portadas/500000392/500000392b.jpgTítulo: Mi mundo en tus ojos 
Autora: Abril Camino
Género: New Adult
Editorial: Titania
Sinopsis:
¿Qué ocurre cuando dos personas rotas se encuentran en el punto perfecto del camino?
La vida de Summer se hizo pedazos cuando solo tenía cinco años. Sobrevivió al infierno, pero nadie la enseñó a vivir. Hasta que llegó a la universidad, conoció a un chico con los ojos color turquesa y… vio su mundo en ellos.Logan sabe, en cuanto conoce a Summer, que está tan destrozada como él. Y, entre música de los sesenta, charlas de madrugada, paseos en moto, nubes de golosina y tatuajes que cuentan la historia de una vida, se convierten en el pegamento de los añicos del otro.
Hasta que el pasado es más fuerte que ellos.Sus vidas saltan por los aires.Y vuelven a estar… rotos.

Desde que hace unos meses se anunciara la nueva novela de esta autora le tenía muchas ganas. Ya había leído algo de ella, Sangre y tinta, y la bilogía Destino (Viajando hacia mi destino y Decidiendo mi destino), pero por todo lo que ha ido contando en estas semanas de este libro por redes sociales tenía la impresión que iba a ser diferente y vaya si lo ha sido. Solo tengo buenas palabras para esta historia porque todo lo que transmite, lo bien construidos que están los personajes, el impactante inicio, los giros y vueltas que dan, los tiempos que se manejan, todo, absolutamente todo, me ha parecido de diez.

Es una historia con un punto dramático que ocurre al principio y que podría parecer que va a mancharlo todo, pero no. Es inevitable que las consecuencias las sufra la protagonista y su familia y que les marque de por vida, pero este libro es, sobre todo, esperanza que con trabajo personal y apoyo de los que más te quieren se puede seguir adelante.

Como te decía, las primeras treinta páginas son de un shock tremendo; qué digo, ya en la primera página no te puedes creer que pase lo que pasa, pero sí, y Summer, siendo tan solo una niña, verá marcada su vida para siempre. Los años pasan y ella se convierte en una joven que ha estado sobreprotegida toda su vida, que ha tenido altibajos en la adolescencia, pero tiene ganas de volar, así que se matricula en la universidad, en Virginia, lejos de su familia que se queda en Kansas y ahí empezará realmente el libro.

"(...) al fin, he descubierto a la persona con la que soñaba incluso antes de saber que era posible encontrarla.
Y esa persona no es Logan. Esa persona soy yo."

Summer, como te decía, es una chica poco sociable porque ha vivido casi aislada, no tiene amigos, se le dan muy bien los números y su propósito para su mayoría de edad es vivir: no dejar que su pasado pueda con ella y mirar para adelante, pero aunque sea lo que quiera con toda la fuerza de su corazón, habrá barreras que superar. Además de estudiar, e ir a terapia, hará deporte y entrenará en el gimnasio del campus y será ahí donde aparezca Logan.

El personaje masculino, cuyas primeras apariciones son casi de refilón, compartirá con Summer un pasado también complicado, en este caso marcado por los excesos con el alcohol y las drogas. Ambos coinciden en el lugar en el que nunca imaginaron que se verían y comienzan una amistad especial.



Te decía al principio, que los tiempos son pausados. No hay un flechazo como tal, pero la conexión que sienten es muy fuerte, ven en el otro casi un reflejo de ellos mismos y aunque van poco a poco, tomándose todo con calma, ves rápidamente que van a pasar a mayores. Todo ello ocurre en la primera mitad del libro, contada por Summer, vas viendo cómo es ese primer año universitario, todo lo que comparten, cómo avanza su relación, lo fluído y cómodo que es todo... Pero lo que se avecina en la segunda mitad es un giro impresionante!

Será Logan el narrador de esa segunda parte, un punto de inflexión en su vida tras una conversación con sus padres y su pasado vuelve a golpearle más fuerte que nunca pues hechos enterrados hace mucho verán la luz y con ellos la desestabilización de todo su mundo, incluída la relación con Summer.

Hasta aquí quiero contarte. Si la primera parte tenía fuerza, esperanza, una trayectoria ascendente, la segunda parte es muy dura, difícil de leer por todo el dolor que arrastra Logan, y lo mal que lo pasa hasta tocar lo más hondo del pozo en el que se hunde. Reiterar que el espacio de tiempo en el que se desarrolla la novela no son dos días en ninguno de los casos, pasan semanas, meses, años! Ves una evolución coherente y realista en cada uno de ellos, las reacciones que tienen, sus pensamientos, sus acciones, todo acorde con el momento por el que pasan.

"Cada uno tenemos nuestra forma particular de lidiar con nuestros demonios. A mí me encantaría matar a los tuyos, pero prefiero estar a tu lado cuando lo hagas tú."

Quiero hacer una mención especial a la construcción psicológica de los protagonistas. Absolutamente ninguna pega. Sus decisiones y acciones son coherentes con lo vivido, con sus motivaciones, sus altos y bajos siguen una proyección lógica y realista acorde a todo lo que están pasando. Hay dos momentos, uno en el caso de Summer, en la primera parte cuando está con Logan y otro en el caso de éste, en su parte, en su momento más bajo, que lo raro hubiera sido que pasara otra cosa diferente a lo que hacen en el libro. Cuando lo leas lo entenderás y es en esos detalles donde aprecias lo fantástica que es esta historia.

Te recomiendo ahora esta novela y la voy a estar recomendando siempre. Es una historia dura en sus inicios pero esperanzadora, real, coherente, personajes complejos que evolucionan y maduran, se arriesgan, son felices y sufren. Tienes que leerla.
 

Todas las benditas decisiones, May Boeken

jueves, 19 de abril de 2018

todas-benditas-decisiones-may-boekenTítulo: Todas las benditas decisiones (#2 Everlasting Wound)
Autora: May Boeken
Género: romántica contemporánea
Editorial: Phoebe
Sinopsis:
¡ALERTA! Spoiler para los que no han leído la primera
Después de la ruptura con Gary, Rebeka se refugia en casa de su hermano en Hallerburg, Alemania, para reorientar su vida e intentar olvidar cuanto antes al rockero norirlandés. Se siente perdida, herida y cabreada. Lo echa mucho de menos, pero se niega a recular e intentar arreglar las cosas con él.

A base de juergas en el Rocco’s —un peculiar bar ilegal—, los cuestionables consejos de su amiga Ana y una nueva amistad con su vecino Daniel —un espécimen germano guapo a rabiar—, consigue recuperar el rumbo. Pero lo que tiene el amor es que viene sin avisar y a veces llega sin llamar…
¿Su relación con Daniel se convertirá en amistad-algo-más? ¿O existirán las casualidades cósmicas y volverá a aparecer Gary en su vida?

Suelo dejar un poco de tiempo desde que termino un libro hasta que me siento a escribir la reseña, pero en este caso me ha sido imposible. La historia de Gary y Rebeka me ha emocionado, me ha sorprendido para bien por todas las facetas de sus protagonista, todos los miedos de ella, todas las situaciones por las que pasan, los tiempos que manejan y desde el final del primer libro, Todas las malditas decisiones, estaba como loca por sumergirme en este final tan esperado. Además, en muy pocos días, el próximo 23 de abril, sale a la venta, regalo inmejorable.

Al ser una segunda parte, lo que viene a continuación serán spoilers inevitables si aún no has leído la primera, aunque ya sabes, el final del primer libro de una bilogía solo puede acabar o con la pareja junta o separada... De todas formas, sí puedo decirte que le des una oportunidad a esta historia, es una montaña rusa, esconde mucho más de lo que a simple vista parece, el protagonista enamora y lo mejor es que las leas seguidas!

Ahora sí, vamos con el cierre de la bilogía Everlasting Wound. El final del primer libro te deja destrozada, más o menos como a Rebeka, con Gary en un momento bajo, siendo hasta cruel y alejándola de él y en ese momento tienes mucha empatía con Rebeka. Se ve desubicada, con unos sentimientos muy fuertes por el rockero pero no sabiendo qué hacer. El libro arranca unas semanas después de ese momento, con Beka en casa de su hermano en Alemania, donde le han concedido unas prácticas y tiene la esperanza de poder olvidar a "Ricitos Problemáticos", como le apoda Ana, y comenzar de nuevo.

Aquí vas a encontrarte a una Rebeka con mucha rabia que soltar, triste, muy hundida, porque no entiende del todo lo que ha pasado, solo que ya no está con Gary y muy decidida a olvidarle. Para facilitar este proceso, el vecino de su hermano y su cuñada, Daniel, cumplirá su papel, porque además de estar muy bueno, supondrá para ella todo un apoyo a nivel emocional. Es en este punto donde yo, por lo menos, dejé de empatizar con ella; supongo que desde fuera todo se ve más claro y yo veía que aún tenía sentimientos por Gary, por lo que lanzarse a otra relación quizá no fuera lo mejor ni lo más justo para la otra parte. Por otro lado, es verdad que Rebeka aumenta la confianza en ella misma y aunque no termina de tener claro qué quiere, sí sabe lo que no, porque la escena con Álex, el impresentable de su ex, es para aplaudirla.

Rebeka pasa por muchas fases, las primeras empapadas en alcohol, pero unos mensajes de Gary le harán tener un estallido de furia y será ahí donde Daniel vea esa vulnerabilidad y se decida a acercarse, porque ella sí se mostrará con ganas de ir más allá.

todas-benditas-decisiones-may-boeken


Este nuevo personaje no es para nada plano; físicamente es el prototipo de alemán, altísimo y rubísimo, con una profesión arriesgada y con una vida pasada que tardará en compartir pero que cuando la conoces te encoge el corazón y quieres que sea algo más (pero con otra, yo soy muy fiel a Gary!! ;) Es un muy buen hombre, mucho, tanto que también será parte importante en ese "abrir los ojos" que tanto necesita la prota, porque todo el mundo a su alrededor, desde su amiga Ana hasta su madre, ven que está sufriendo y se está escudando en una vida que no le corresponde. En muchos momentos quieres gritarle que va por un camino equivocado, pero es que ella es bastante cabezota.

La segunda mitad del libro es una absoluta montaña rusa porque un susto en la familia de Rebeka hará saltar por los aires la vida tan ordenada que se había reconstruido: reaparecerá Gary y con él todo los sentimientos que había enterrado. La única pega que le encuentro es que me hubiera encantado leer el punto de vista de Gary, en ambos libros, pero sobre todo aquí, y que hubiera salido un poco antes también :P

En el lapso de tiempo en que no están juntos la vida de Gary tampoco ha sido fácil y vas teniendo pequeños retazos de los que se va enterando Rebeka y no es hasta que se vuelven a encontrar cuando te das cuenta de la magnitud de todo lo que ha tenido que vivir Gary, con el grupo y con la gente que se suponía que eran los más cercanos y descubrirás qué pasó en Nueva York hace tantos meses!

No te puedo contar nada más, sólo que no pude parar de leer hasta el final, se mezclaban muchas emociones, euforia, miedo, ansiedad, ganas de que pasara lo que tuviera que pasar y a la vez alargar mucho más todos esos momentos. Me ha gustado mucho, de verdad. Me han parecido unos personajes muy complejos y los secundarios han aportado mucho a la historia, aunque tengo que destacar a Ana, pedazo de amiga! No tiene ningún reparo en decirle a Rebeka las verdades a la cara, aunque dolieran, y siempre ha sido #TeamGary, así que no puedo más que identificarme con ella.

Un final de película muy en el estilo de la pareja, adorable y gamberro a la vez. Rebeka y Gary han pasado por los momentos más difíciles de su vida, separados y juntos, los miedos que tendrán que superar, los riesgos que tendrán que tomar y los sentimientos tan fuertes que no se olvidan por mucho que quisieran y que les pueden dar la llave para conseguir la felicidad que tanto ansían. Amistad, amor, fama, traiciones, familia, confianza, segundas oportunidades... No te pierdas esta historia, Gary conquista!



Marisa Sicilia presenta...Nadina o la atracción del vacío

miércoles, 18 de abril de 2018


















Hola! En muy poquitos días Marisa Sicilia publica nuevo libro y creo que va a convertirse en una de las historias del año porque promete tener acción, amor, muchos obstáculos que superar y una ambientación espectacular. Se trata de Nadina o la atracción del vacío. Para aumentar un poquito más las ganas de leer hoy tienes aquí el primer capítulo de la novela y luego me dices si no lo has puesto en lo más alto de tu lista. Aquí aparece Mathieu, el protagonista masculino, y puedes ver una de sus grandes pasiones, los deportes de riesgo...




C A P Í T U L O 1





—¿En serio te tienes que marchar ya? ¿Tan temprano?

Mathieu interrumpió lo que estaba haciendo: comprobar que los cierres de la mochila estaban asegurados y no se dejaba nada que más tarde pudiese echar en falta. Catherine llevaba puesta una de sus camisas y nada más debajo. Ni siquiera al­guno de sus conjuntos de lencería de Agent Provocateur o La Perla o cualquier otra marca, cuya sola visión desataba en él los más bajos instintos. Los bajos y todos los demás. Aunque había una explicación para que Catherine hubiese renunciado a la ropa interior, la que lució la noche anterior había quedado inservible. No es que lo lamentase y ella estaba, si cabe, incluso más bella y provocadora así, con la camisa entreabierta y exhi­biéndose sin pudor.

—Sabes que sí —murmuró.

Había tratado de no hacer ruido para no despertarla, pero no lo había conseguido y ahora la tenía allí, tan cerca que debía recurrir a toda su capacidad de autocontrol para no comenzar a acariciarla. Tan suave, tan cálida… Recién levantada, los ves­tigios del sueño todavía en el rostro, la melena castaña revuelta y enmarañada, pero que le gustaba aún más que cuando la lle­vaba peinada y alisada. Y eso ya era decir mucho. Le encantaba cómo olía su pelo y, cuando pensaba en el sexo con Catherine, era aquel roce sedoso y perfumado lo que con más fuerza se le presentaba. Catherine dejaba a su paso un débil pero identifica­ble rastro de flores que inevitablemente le empujaba a ceder al deseo de ir tras ella. Por lo común conseguía dominarlo. Estaba en su naturaleza y, por si no fuera suficiente, se había entrenado para ello: para evitar las acciones impulsivas.

—Armand llegará en veinte minutos y los demás nos están esperando en el refugio. No puedo retrasarme.

—¿Y si somos rápidos?

Se acercó aún más, apoyó los brazos sobre sus hombros y las manos en su nuca y lo besó sin ninguna prisa. Sus labios dulces y sus senos apretando contra su camiseta, su vientre desnudo contra la abotonadura del pantalón tipo cargo que vestía. A eso se le llamaba poner las cosas difíciles.

No intentó resistir más. Le abrió la camisa y la cogió por la cintura mientras su boca tomaba una iniciativa que Catherine no dudó en cederle. Tampoco ella perdió el tiempo. Apresura­da y a bruscos tirones, le arrancó la camiseta.

La levantó a pulso. Ella enlazó las piernas por detrás de sus caderas. Sus cuerpos estrechamente unidos. Sabía que aquello le gustaba. También a él. Tras su apariencia formal y cuidada, Catherine ocultaba un lado más vibrante y exigente. La primera noche que pasaron juntos, cuando se quedó desnudo ante ella, tuvo la sensación de que acababa de pasar un examen. La mirada de Catherine decía que no se habría conformado con menos.

Después de todo era muy bella, pensó al contemplar su ros­tro, sus labios llenos y sensuales, en el momento exacto en el que el placer hizo que los entreabriera húmedos y apetecibles.

No midió el tiempo. No conscientemente, no era tan ruin. Pero no pudo ser casualidad que cuando ya reposaban sobre la cama deshecha, su reloj le avisase de que faltaban solo cinco minutos para su cita.

Los brazos de Catherine aún le rodeaban el cuello. Mathieu notó al instante cómo la languidez desaparecía y se ponía en tensión.

—Vas a irte, ¿no es así? Vas a hacerlo de todos modos.  

De nuevo tuvo una de esas certezas que a menudo le sobre­venían cuando estaban juntos: la de haber cometido un error.

Se incorporó, todavía sin alejarse demasiado.

—Escucha, ¿por qué no vienes con nosotros? No tienes que quedarte aquí sola.

Lo miró como si le hubiese pedido que lo acompañase a la luna dando un paseo.

—¿A ascender por un desnivel vertical de quinientos me­tros?

—Podrías hacerlo. Estás en forma. Podrías conseguirlo si te lo propusieras.

Lo dijo de veras. No lo habría afirmado si no pensara que era cierto. Pero la actitud de Catherine se tornó a la defensiva. También compartían eso. Los dos tenían un carácter fuerte.

—No voy a escalar montañas solo porque tú necesites en­contrar a cada momento nuevas ocasiones de jugarte la vida. Te lo dije desde el principio.

Advirtió el peligro. Lo mismo que en otros ámbitos, si se arriesgaba, no era porque ignorase las posibles consecuencias, era porque pensaba que podía mantenerlas bajo control.

No quiso entrar en su juego. Se centró en lo inmediato.

—También yo te avisé de que este fin de semana iba a subir el macizo de Sialouze y aun así decidiste acompañarme.

—¡Son los primeros días libres que te tomas en seis meses!

El aviso de mensajería instantánea del móvil puso un punto y aparte nítido y cortante al reproche.

La frialdad impermeable que adquirió su expresión hizo que el arrebato de Catherine se esfumase tan pronto como había aparecido. Bajó el rostro como si diese la discusión por perdi­da. Mathieu sabía que entre sus muchas virtudes estaba la de ser una mujer inteligente. Se arrepintió. Quizá ella tenía razón y estaba actuando de un modo egoísta. Llevaban ocho meses juntos y ambos eran conscientes de que se encontraban en un momento delicado. Debían decidir si realmente estaban dis­puestos a intentarlo o arrojaban la toalla.  

—Ven conmigo —dijo suavizando la voz—. Avisaré a los chicos y les diré que no me esperen. No subiremos a Sialouze. Buscaremos una pared más sencilla. Tú y yo. Solos. Juntos.

Era lo más parecido que se le ocurría a un acuerdo de paz y era justo para los dos. Le suponía una renuncia. Los dedos le ardían cuando pensaba en acariciar el muro de roca de Sia­louze. El esfuerzo que requería la ascensión, su cuerpo abraza­do a la piedra, la atracción del vértigo, la inmensidad del vacío. No era fácil de explicar a quien no lo había vivido. Pero tenían por delante un bonito día de primavera y estaban en los Alpes, en plena Provenza. Había multitud de posibilidades, escaladas más asequibles, sendas a través de cañones, piragüismo…

—¿Qué me dices? ¿Lo intentamos?

Sus compañeros de cordada habían iniciado la ruta la víspera. Ellos se quedaron en Avignon, visitando la fortaleza y paseando por las murallas. Catherine se veía radiante y él también ha­bía disfrutado del día. Alquilaron un coche para llegar a Mont Ventoux y pasaron la noche en un exclusivo hotel rural que Catherine había descubierto gracias a una revista de viajes. Las habitaciones estaban pintadas en alegres colores vivos y el mo­biliario había sido escogido con mimo. Había jarros de lavanda recién cortada en todas las esquinas y un SPA a disposición de los huéspedes. Estaba dispuesto a renunciar al Sialouze, aunque era la razón por la que habían ido hasta allí. Pero ni siquiera por Catherine y toda su perfecta y deslumbrante belleza, se quedaría encerrado entre las cuatro paredes del hotel los únicos días autén­ticamente libres de los que podría disfrutar en meses, como muy bien había señalado ella. Por mucho encanto que tuvieran.

Catherine alzó el rostro y respondió:

—No se trata de eso.

El aviso de mensaje volvió a repetirse. No le gustó cómo sonó, no el mensaje, sino el tono de Catherine. Recogió su camiseta del suelo y se la puso. Ella continuaba en la cama con solo la camisa, pero también comenzó a buscar su ropa interior en el cajón de una de las mesillas.

Había una butaca junto a la cama. Mathieu se sentó. Los codos apoyados en los muslos y los dedos pinzando el puente entre las cejas. Lo hacía a veces, cuando necesitaba descargar la tensión. Fue solo un segundo, enseguida se soltó y la miró a los ojos.

—Entonces, ¿qué es?

—No puedo seguir adelante de este modo. Creí que po­dría, que podríamos, pero me equivoqué.

A pesar de sus imprevisibles y en apariencia espontáneos arranques de pasión, en el fondo siempre tuvo el convenci­miento de que era fría. No se le ocultaba que todos sus pasos eran medidos, que no dejaba nada al azar. No si podía evitar­lo. No lo había considerado un factor irresoluble. En cierto sentido, también él era así y por eso había creído que podrían encajar.

No solo Catherine se había equivocado.

Sus ojos brillaban. Nunca la había visto llorar. El móvil vol­vió a pitar. Los dos habían perdido, pero al menos en ese pun­to, sería ella quien se saliese con la suya.

Le quitó el sonido, pero antes de dejarlo sobre la cómoda y hacerle a Catherine la pregunta que estaba aguardando, tecleó un breve mensaje.

Subid sin mí.

Te recuerdo que la novela se pone a la venta en digital el próximo 25 de abril y en papel el 2 de mayo. Aquí están la sinopsis y el booktráiler, que es alucinante!!

"Mathieu Girard es agente de los Grupos de Intervención de la Gendarmería Nacional, una unidad de élite francesa. Le gusta su trabajo y siente cierta atracción por el riesgo, que se empeña en negar y le causa problemas a la hora de mantener relaciones estables.

Es responsable y reflexivo y su situación afectiva no es su prioridad. En París y en situación de alerta máxima ante la amenaza de ataques terroristas, Mathieu deberá vigilar de cerca a Dmitry Zaitsev, un empresario ruso involucrado en negocios turbios que asegura que puede evitar que una letal partida de armas llegue a manos de los extremistas. Y también conocerá a Nadina.

Todas las señales le advierten de que no debe acercarse a ella, pero, cuando amas el peligro, eso no debería importar."






Mi Vikingo, Davinia Palacios

martes, 17 de abril de 2018

mi-vikingo-davinia-palacios
Título: Mi Vikingo
Género: erótico
Editorial: Autopublicado- Létrame
Sinopsis:
Blanca es una chica normal, con un trabajo normal, una vida normal, con un novio...normal. 
Pero su monótona vida cambia por completo una tarde al finalizar su jornada laboral. 
Ottar, descendiente de una familia de guerreros vikingos, vive alejado de toda la población, quiere romper la profecía que dice que después de perder a su primera mujer volverá a enamorarse de nuevo y, una ves lo haga, será para siempre.
La pasión ganará a la razón y sus vidas cambiarán para siempre. Pero ¿podrán vivr su nueva vida temiendo que vuelvan a por ella en cualquier momento?
¿Serán capaces de entender el cambio que se produce en sus cuerpos y en sus mentes?
Viajes en el tiempo, persecución, muerte, dolor, amor y mucha pasión se esconden en esta adictiva y trepidante historia de amor.

La semana pasada pudiste conocer a los protas de esta novela, Ottar y Blanca en la sección La autora presenta, y ya podías ver que eran unos personajes fuertes que han vivido una historia inusual. El próximo día 19 sale a la venta y de momento te voy a contar ahora qué me ha parecido.

Cuando hay un viaje en el tiempo, ya de entrada me atrae la historia, todas las situaciones que pueden darse, el choque de culturas, épocas, formas de comportarse y en este caso es Blanca quien viajará al pasado y tendrá que enfrentarse a peligros que jamás imaginó que le ocurrirían. Es ella, en primera persona, quien va narrando, pero hay algunas otras voces que aparecen en momentos contados y que me hubiera gustado que se diferenciaran del resto de la narración, pero una vez ves que no es Blanca quien habla, rápidamente notas ese cambio.

Esta protagonista es una joven que trabaja en un departamento de la universidad, haciendo fotocopias, tiene un novio con quien no tiene una relación muy fluida, sin familia desde hace mucho, en definitiva, su vida no es todo aquello que imaginó. Toda la acción comienza al principio, cuando va hasta el laboratorio de uno de los profesores que le había pedido unas copias y entra en medio de un experimento en el momento más inorpotuno.

Todo ocurre muy rápido, luz, sonidos y aparece en un lugar totalmente distinto al que estaba hacía un segundo. Hay mucha confusión, pero de alguna forma comprende qué le ha pasado y es consciente del peligro que puede correr.

mi-vikingo-davinia-palacios


Aparece nada más y nada menos que en la Noruega del siglo XIII, en plena montaña y para complicar las cosas a las primeras personas que va a encontrarse son unos indeseables que no la quieren dar una cálida bienvenida precisamente. Las consecuencias de ese encuentro la van a persiguir y van a forzar las cosas en un sentido inesperado.

Voy a hablarte un poco de Ottar, el protagonista masculino. Es un vikingo en todo su esplendor, vive en las montañas, medio aislado de todo y de todos expecto por la druida que ha apoyado siempre a su familia, quien hace ya años vaticinó la llegada de la mujer que sería la definitiva para él. Es un hombre parco en palabras, pero con un sentido del honor y la justicia muy acusado; a diferencia de otros hombres de la época trata a esta mujer, aparecida de la nada, con respeto, aunque es verdad que los intercambios al principio tienen un punto chulo, pero lo veo más como parte del juego que comienzan.

Las chispas saltan prácticamente desde el principio y hay una fuerte carga erótica, vamos, yo lo calificaría dentro de este género, porque además, esa parte física es fundamental para la conexión entre los protagonistas.

Como puedes imaginar, que una mujer desaparezca de un momento a otro, en la actualidad, y con testigos, no se podría quedar ahí, y justo en este punto es donde en la segunda parte del libro vas a sufrir, porque vuelve a haber movimientos, una separación forzosa y un anhelo que superará todas las barreras espacio temporales. Esta segunda mitad va a ser muy diferente a la primera y a la vez, diría que mucho más intensa. No te puedo contar mucho más de esta parte, pero te digo que sorprende y se sale de lo normal.

En general es una historia que engancha mucho, como comentaba, con esa parte erótica bien llevada, con una rápida atracción y la intensidad de los sentimientos que van poco a poco; sin embargo, la parte más "técnica" del viaje en el tiempo me ha faltado un poco más de explicación. Para este tema soy muy especial, lo sé, y puede que sea cosa mía; además, que es un viaje en el tiempo, ciencia ficción, lo sé, pero en este caso la autora ha optado por una explicación científica y yo he tenido la sensación de que no sabía bien el cómo, el por qué, la mecánica, las localizaciones... Ya digo, es una cosa particular que no impide disfrutar de la historia.

Así pues, si quieres vivir con Blanca la aventura de su vida, lánzate. Ambientación muy Noruega, con parajes de ensueño, algunos de ellos doy fe de que son tal cual, una relación intensa en todos los sentidos, personajes fuertes y una resolución imprevista que redondea la historia.


Buscando al amor perfecto, Jennifer Probst

lunes, 16 de abril de 2018

buscando-al-amor-perfecto-jennifer-probst
Título: Buscando al amor perfecto (En busca de...#2)
Autora: Jennifer Probst
Género: romántica contemporánea
Editorial: Plaza y Janés
Sinopsis:
El día en que el ingeniero aeroespacial Nate Dunkle cruza las puertas de la agencia de citas Kinnections, nada vuelve a ser lo mismo para Kennedy Ashe, su brillante experta en cambio de imagen. Nate es demasiado atractivo para ser el típico científico adicto al trabajo. Y Kennedy, decidida a convertir a su nuevo cliente en el hombre más deseado del momento, de repente se dará cuenta de que quizá no debería mover un dedo... Nate le gusta. Pero solo podrá conquistarlo si hace frente a su pasado.
¿Será Kennedy capaz de aceptar que la mujer perfecta para Nate no es otra sino ella? ¿O permitirán sus miedos que él encuentre el amor en otra persona?

Puedo afirmar desde ya que esta autora me encanta, al menos en contemporánea que es el género donde la he leído, unas historias sencillas, bonitas, con ese sabor americano tan notable y que son perfectas para desconectar de todo y pasar unas horas pegado a sus páginas.

Ya con Buscándote a ti me enganchó la trama, con ese toque mágico que tenía Kate, y si bien en esta historia no hay nada de eso convence por las escenas que tiene, mezcla de comedia y romance y los pasados de los protagonistas, sobre todo el de Kennedy, totalmente inesperado y con mucho fondo y la resolución de todo que es para dejarte con una sonrisa.

Kennedy es la asesora de imagen de Kinnections, la empresa que fundó junto con sus amigas, Kate y Arilyn, en Verily, para ayudar a la gente a encontrar pareja. Es una mujer que entiende de moda, que se cuida, con mucho desparpajo, pero que esconde un pasado terrible que aún hoy, a pesar del tiempo trascurrido, le afecta en muchos sentidos.

Conocerá a Nate en una de las veladas que organiza y será el típico caso de "patito feo": con un aspecto descuidado, unas habilidades sociales dudosas y asesorado por su hermano el mujeriego, este ingeniero aeroespacial solo quiere encontrar a una mujer con la que formar una familia y no entiende cómo, si ha investigado tanto a través de todas las revistas femeninas existentes, le cuesta tanto.

buscando-al-amor-perfecto-jennifer-probst


Así pues Kennedy le ofrece un cambio de imagen integral y trabajar sus habilidades de socialización, la conversación con las mujeres, aumentar la confianza en él mismo y en definitiva a encontrar justo lo que busca: una relación estable.

Como puedes ir intuyendo, el que pasen tanto tiempo juntos va a ayudar a que se vean de una manera muy diferente: hay atracción y si bien Nate sí quiere ir más allá, Kennedy será quien más reticencias tenga porque no se considera ni mucho menos perfecta.

Las primeras escenas, con el cambio de imagen, los tratamientos, las compras, el golf!! y la preparación para posibles citas donde también intervienen Kate y Arilyn, son geniales, tan de comedia romántica que no puedes dejar de leer. Cuando se ahonda en el pasado de cada uno te das cuenta que la trama tiene más profundidad de la que en un principio pudiera parecer. No sólo Kennedy tuvo una adolescencia que fue un infierno, también Nate lo ha pasado mal pues fue su hermano quien tuvo que ocuparse de él y a parte de las metas académicas y laborales no ha tenido más vida social.

Se va adivinando un poco por dónde puede ir el siguiente libro, que es el de Genevieve, una de sus amigas, que está a punto de casarse pero quizá no todo vaya como había planeado y hay un personaje por ahí muy interesante!

Como decía al principio, son unas historias divertidas, con el toque sexy justo, con un sabor americano que engancha y que te deja con muchas ganas de saber cómo serán las historias de las que están por venir. Jennifer Probst convence. Lo mejor de estas historias son los diálogos entre los protas y las situaciones en las que se tienen que desenvolver, además de sus pasados, ni mucho menos perfectos y que precisamente por eso les hace mucho más de verdad.

¡No dejes pasar esta serie!


Hasta que el mundo vuelva a creer en la magia, Cherry Chic

viernes, 13 de abril de 2018

hasta-mundo-creer-magia-cherry-chicTítulo: Hasta que el mundo vuelva a creer en la magia (Sin Mar #4)
Autora: Cherry Chic
Género: romántica contemporánea
Editorial: Autopublicado
Sinopsis:
Amelia ha tenido muchos deseos a lo largo de su vida. Algunos se han cumplido y otros no, pero solo uno le agujerea el cuerpo despertando su anhelo desde que tiene memoria: descubrir que la magia existe. Una tontería, si tenemos en cuenta que tiene treinta y un años y su trabajo consiste en tratar cada día con personas que, por diversas razones, lo pasan mal en la vida. Pero cuando se tumba en el césped de su casa, observando las nubes entre briznas de hierba, no puede evitar pensar qué pasaría si un día su sueño se hiciera realidad. A lo mejor, con un poquito de suerte, podría encontrar a alguien que estuviese tan dispuesto como ella a buscar y encontrar la magia que tanto ansía. Quizá todavía no es tarde para perder la esperanza…

Pues hemos llegado al último de los cutrillizos, la historia de Amelia, la más empática de todos los hermanos, la más caritativa, la más dulce y después de leer su historia me atrevería a decir que la que más ha sufrido a lo largo de los años precisamente por cómo es y por cómo se ha comportado su familia con ella, ojo, protegiéndola siempre, pero a veces demasiado, lo que hacía que ella misma se sintiera menos.

Amelia es una mujer muy buena, su mayor afán es ayudar a los demás y la carrera que eligió y el trabajo que tiene van muy acorde con esto, es trabajadora social. En los libros anteriores habrás podido ver que su trabajo lo es todo para ella y la sobreimplicación en los casos le pasaba factura tanto a nivel físico como psicológico. Su familia la ha protegido en exceso desde siempre, lo que ha hecho que ella misma se vea como alguien en parte débil a pesar de que se enfrenta a situaciones complicadas y las resuelve. Desde luego, uno de los puntos débiles de Amelia es esa percepcción de sí misma.

Arranca el libro siendo novia de Nacho, ese personaje insufrible que conocimos en Tu maldita sonrisa y que roza el maltrato psicológico porque solo quiere tener al lado a alguien sobre el que sentirse superior, menosprecia a Amelia, la chantajea emocionalmente, la insulta y luego va pidiéndole perdón. Lo dicho, un personaje odioso. pero por fin Amelia verá la luz y un hecho concreto le va a dar la fuerza que necesita para librarse de este tipo.

Si bien todos los hermanos han evolucionado en sus respectivas historias, lo de Amelia es aún más especial porque ella va dando los pasos necesarios de forma consciente, aún teniendo miedo de avanzar, decidide que está harta de esconder lo que siente y que si se da la oportunidad la va a aprovechar. Hay varias escenas donde ves a una Amelia plantando cara, siendo fuerte y sacando su genio que son geniales.

hasta-que-el-mundo-vuelva-cree-magia-cherry-chic


Si has leído la serie desde el principio estarás pensando en un personaje concreto, clave para el inicio de todas y cada una de las historias y que sigue soltero...sí, el vikingo molón!! Einar mostró sus cartas en una escena impresioannte en el libro anterior que, por lo menos a mí, me sorprendió y emocionó a partes iguales.

Einar es un hombre con un corazón de oro. Ha estado para sus amigos, su familia de elección como él dice, siempre que le han necesitado, lo que hasta ahora no se sabía es que tenía sentimientos profundos y nada fraternales por una de las hermanas León, sí Amelia. Su trayectoria vital ha sido muy diferente a la de los hermanos; él se fue de su país por amor, pero no le salió bien y desde entonces, hasta que encontró a Diego y Nate, sentía que no encontraba su lugar. Ahora está preparado para asentarse y va a luchar por hacer realidad su sueño.

La evolución de esta relación es simplemente preciosa. La estructura del libro te va a permitir ir hacia atrás en el tiempo, desde el punto de vista de ambos, para ir viendo cómo fueron creciendo los sentimientos que ahora tienen y que desde fuera parecen haber salido de la nada, pero no, han estado ahí mucho tiempo. Llegar a la razón del título del libro es una de las partes más bonitas y dulces de toda su historia.

"- Mmm podrías hacer magia para que pudiera ver a los unicornios, duendes, elfos, hadas y demás seres de mi jardín. Sería genial bailar con ellos también, la próxima vez, ¿no? 
- ¿Magia?- pregunto con una sonrisa juguetona-. ¿Es eso lo que necesitas para darme tu corazón? Porque puedo hacerlo, Amelia, puedo darte magia.
- ¿Puedes?- pregunta intrigada-. ¿Tanto te interesa mi corazón?
- No hay nada que desee más, ángel- susurro con sinceridad." 

Por azares del destino Einar va a quedarse sin casa y casualmente en la de la familia León hay muchas habitaciones libres, por lo que las situaciones interesantes están servidas!

A todo esto habrá que sumar las preocupaciones del trabajo de Amelia, la aparición de todos los demás hermanos y sus parejas, un gran secreto para Amelia que podrá llegar a romper todo lo que han construido y una sorpresa que puede no resultar como esperaban. Conforman un tapiz de relaciones e intercambios tan cotidianos pero tan especiales que me da una penita tremenda que ya se acabe!! La propia autora ha contado que Marco tendrá su historia (y tengo el pálpito de que va a ser épica!!) pero ya no será uno de los cuatrillizos, así que las aventuras y desventuras de los León acaban aquí.

El gran final del libro te encoge el corazón y te mantiene en vilo hasta el final, porque si crees que a lo largo de todas las semanas y meses que pasan han tenido que superar mucho, les falta una última prueba, la más difícil de superar para conseguir ser tan felices como los demás. 

Desde que el verano pasado leí del tirón A la de tres: ¡te quiero! y Y que te quedes me convertí en fan de esta autora. Cómo te engancha a sus historias conjuganto todo tipo de ingredientes, desde la risa fácil, los diálogos fluidos, las relaciones fraternales, de amistad, los grandes amores que describe, es absolutamente genial. Si te gusta la romántica contemporánea, esta serie es imprescindible!